miércoles, 31 de marzo de 2010

Día Internacional del Libro Infantil y Juvenil

Como cada año desde 1967, el día 2 de abril, el IBBY (International Board on Books for Young People) celebra el Día Internacional del Libro Infantil, un día que, además de servir para hacer llegar el amor por los libros a los más pequeños, se conmemora el nacimiento del popular escritor danés Hans Christian Andersen.

Cada año un país miembro de esta organización es el encargado de crear el cartel anunciador y de invitar a un autor importante para escribir un mensaje dirigido a todos los niños del mundo.

Este año 2010, Eliacer Cansino y Noemí Villamuza han sido los ganadores del concurso que convocó la OEPLI para elegir el mensaje y el cartel del Día del Libro Infantil y Juvenil para el año. El lema, “Un libro te espera, búscalo…”.
En esta ocasión, la Biblioteca celebrará tan señalada fecha el martes 6 de abril, con la proyección de la película infantil "Juan el simple", basada en el cuento de Hans Christian Andersen. Además, los más pequeños podrán pintar a los personajes más famosos de los cuentos de Andersen, los dibujos quedarán expuestos en el corcho de la biblioteca.

Juan el simple
Tanto su padre como sus dos hermanos pensaban que era tonto, pero fue él quien deslumbró a la princesa cuando ésta convocó a todos los hombres del reino para encontrar marido.

Día: 6 de Abril (Martes)
Hora: 17:30 h

lunes, 29 de marzo de 2010

Por el placer de la lectura

Cuando yo era un muchacho, en la España de 1931, vivía en Aranjuez un Maestro Nacional llamado D. Justo G. Escudero Lezamit. A punto de jubilarse, acudía a la escuela incluso los sábados por la mañana aunque no tenía clases porque allí, en un despachito que le habían cedido, atendía su biblioteca circulante. Era suya porque la había creado él solo, con libros donados por amigos, instituciones y padres de alumnos. Sus “clientes” éramos jóvenes y adultos, hombres y mujeres a quienes sólo cobraba cincuenta céntimos al mes por prestar a cada cual un libro a la semana. Allí descubrí a Dickens y a Baroja, leí a Salgari y a Karl May.

Muchos años después hice una visita a un bibliotequita de un pueblo madrileño. No parecía haber sido muy frecuentada, pero se había hecho cargo recientemente una joven titulada quien había ideado crear un rincón exclusivo para los niños con un trozo de moqueta para sentarlos. Al principio las madres acogieron la idea con simpatía porque les servía de guardería. Tras recoger a sus hijos en el colegio los dejaban allí un rato mientras terminaban de hacer sus compras, pero cuando regresaban a por ellos, no era raro que los niños, intrigados por el final, pidieran quedarse un ratito más hasta terminar el cuento que estaban leyendo. Durante la espera, las madres curioseaban, cogían algún libro, lo hojeaban y veces también ellas quedaban prendadas.

Tiempo después me enteré de que la experiencia había dado sus frutos: algunas lectoras eran mujeres que nunca habían leído antes de que una simple moqueta en manos de una joven bibliotecaria les descubriera otros mundos. Y aún más años después descubrí otro prodigio en un gran hospital de Valencia. La biblioteca de atención al paciente, con la que mitigan las largas esperas y angustias tanto de familiares como de los propios enfermos fue creada por iniciativa y voluntarismo de una empleada. Con un carrito del supermercado cargado de libros donados, paseándose por las distintas plantas, con largas peregrinaciones y luchas con la administración intentando convencer a burócratas y médicos no siempre abiertos a otras consideraciones, de que el conocimiento y el placer que proporciona la lectura puede contribuir a la curación, al cabo de los años ha logrado dotar al hospital y sus usuarios de una biblioteca con un servicio de préstamos y unas actividades que le han valido, además del prestigio y admiración de cuantos hemos pasado por ahí, un premio del gremio de libreros en reconocimiento a su labor en favor del libro.

Evoco ahora estos tres de entre los muchos ejemplos de tesón bibliotecario, al enterarme de que resurge la amenaza del préstamo de pago. Se pretende obligar a las bibliotecas a pagar 20 céntimos por cada libro prestado en concepto de canon para resarcir -eso dicen- a los autores del desgaste del préstamo. Me quedo confuso y no entiendo nada. En la vida corriente el que paga una suma es porque: a) obtiene algo a cambio. b) es objeto de una sanción. Y yo me pregunto: ¿qué obtiene una biblioteca pública, una vez pagada la adquisición del libro para prestarlo? ¿O es que debe ser multada por cumplir con su misión, que es precisamente ésa, la de prestar libros y fomentar la lectura? Por otro lado, ¿qué se les desgasta a los autores en la operación? ¿Acaso dejaron de cobrar por el libro vendido? ¿Se les leerá menos por ser lecturas prestadas? ¿Venderán menos o les servirá de publicidad el préstamo como cuando una fábrica regala muestras de sus productos?Pero, sobre todo: ¿Se quiere fomentar la lectura? ¿Europa prefiere autores más ricos pero menos leídos? No entiendo a esa Europa mercantil. Personalmente prefiero que me lean y soy yo quien se siente deudor con la labor bibliotecaria en la difusión de mi obra.

Sépanlo quienes, sin preguntarme, pretenden defender mis intereses de autor cargándose a las bibliotecas. He firmado en contra de esa medida en diferentes ocasiones y me uno nuevamente a la campaña.

¡NO AL PRÉSTAMO DE PAGO EN BIBLIOTECAS!

José Luis Sampedro

lunes, 22 de marzo de 2010

¡¡¡Descúbreme!!!: Mil historias por "vivir"


Durante toda la semana y hasta el día 31 de este mes, se podrán redescubrir miles de historias llenas de intriga, amor, misterio, pasión, humor, traición, amistad, drama... que durante mucho tiempo han permanecido "ocultas" entre los miles de libros que ocupan las estanterias de nuestra biblioteca.

Todos los libros expuestos llevan como mínimo 2 años sin ser prestados o no lo han sido nunca, y podrán cogerse en préstamo cuando se desee.


¡¡¡Descúbreme!!!
Mil historias por "vivir

martes, 16 de marzo de 2010

VI Concurso Infantil de Redacción y Dibujo

La Concejalía del Área de Cultura y la Biblioteca Pública “Feliciano Gracia” en colaboración con el Colegio Público “María Domínguez” convocan el VI Concurso Infantil de Redacción y Dibujo “Villa de Gallur” con arreglo a las siguientes BASES:

PARTICIPANTES
Podrán presentarse al concurso todos los niños que lo deseen en edades comprendidas entre los 3-6 años para el dibujo y los 7-12 años para la redacción. Los trabajos presentados deberán ser originales e inéditos, sin firma ni señal alguna que indique su procedencia.

TEMA
El tema de la redacción y el dibujo versará sobre la biodiversidad (seres vivos, ecosistemas…). La extensión de los trabajos será como máximo de cuatro folios para la redacción y de uno para el dibujo, a una sola cara.

DOCUMENTACIÓN
Los trabajos no irán firmados. En la parte posterior llevarán escrito un lema e irán acompañados de un sobre cerrado en cuyo exterior se hará constar el lema elegido y en el interior del sobre constará: nombre y apellidos, edad, dirección y teléfono.

PREMIOS
1er Premio y Diploma (3-6 años)
2º Premio y Diploma (3-6 años)
3er Premio y Diploma (3-6 años)

1er Premio y Diploma (7-9 años)
2º Premio y Diploma (7-9 años)
3er Premio y Diploma (7-9 años)

1er Premio y Diploma (10-12 años)
2º Premio y Diploma (10-12 años)
3er Premio y Diploma (10-12 años)

PRESENTACIÓN DE TRABAJOS
Los trabajos se entregarán en los distintos centros: Biblioteca Pública “Feliciano Gracia”, Casa de Cultura y Colegio Público “María Domínguez”. El horario de entrega será aquel durante el cual permanecen abiertos estos centros.

El plazo de presentación de los trabajos finalizará a las 22 horas del día 16 de abril de 2010.

SELECCIÓN Y CONDICIONES
El Jurado designado seleccionará los trabajos y propondrá la concesión de los premios. Los trabajos quedarán en la Biblioteca Pública para su lectura. Las decisiones del Jurado serán inapelables. En el momento de la presentación del trabajo podrán rechazarse los trabajos que no cumplan la condiciones previstas en las bases de la convocatoria.

ENTREGA DE PREMIOS
Los premios se entregarán el día 22 de abril a partir de las 7:00 de la tarde en el Salón de Actos del Ayuntamiento de Gallur.

ACEPTACIÓN DE BASES
La participación en el presente concurso implica la aceptación íntegra de estas bases.

Descarga el folleto AQUI

lunes, 8 de marzo de 2010

8 de marzo: Día de la mujer


Para conmemorar este día la Biblioteca, como todos los años, ha organizado una exposición bibliográfica. Este año se trata de "Mujeres: Portadoras de sueños", de 1 al 8 de marzo. 

Todos los libros expuestos forman parte del fondo de la biblioteca y se trata principalmente de novelas basadas en hechos reales, historias ficticias, etc., pero todas ellas protagonizadas por mujeres valientes y luchadoras que no se rinden ante su problemas o desgracias: reinas, princesas, filosofas, madres, esposas...

Entre los libros que pueden verse destacan: "Mil soles espléndidos" de Khaled Hosseini, "El club de la buena estrella" de Amy Tan, "Donde el corazón te lleve" de Susanna Tamaro, "Amira" de Soheir Khashoggi, "Memorias de una geisha" de Arthur Golden, "María de Molina" de Almudena de Arteaga, "La filosofa" de Peter Prange, "La última reina" de C.W. Gortner, "El cielo de Bombay" de Thrity Umrigar...

¡¡¡FELIZ DIA DE LA MUJER!!!

miércoles, 3 de marzo de 2010

"Aumentan los usuarios de las bibliotecas aragonesas"

Sketch del programa Oregón Televisión basado en la noticia sobre el aumento de usuarios en las bibliotecas aragonesas.


martes, 2 de marzo de 2010

"El guardián entre el centeno"

El pasado 25 de febrero tuvo lugar el tercer encuentro del Club de Lectura, en el que se comentó el libro "El guardián entre el centeno" del autor recientemente fallecido J.D. Salinger. 

Holden Caulfield tiene 16 años y ha sido expulsado por bajo rendimiento de la escuela privada Pencey. Holden es un niño mimado por sus padres, consentido hasta la saciedad, al que nada le gusta y todo lo aborrece. En una insensata huida sin rumbo fijo (para evitar explicarle a su padre la mala noticia), el protagonista vive en primera persona los aspectos más bajos de la sociedad. Tiene encuentros con mujeres, un sinfín de decepciones y de situaciones estremecedoras, en un acelerado y corrosivo paso hacia la madurez. Es un chico sin ilusión para nada, que está convencido de que su paso al mundo adulto es de regresión y no de evolución, que se aburre con todo, y que sólo idealiza a su hermana pequeña Phoebe, increíblemente sensata para su edad, porque representa la última ramita que une a Holden con su infancia.

El relato está narrado en primera persona, por un Holden Caulfield cínico, sarcástico, arisco, resignado e irascible. Con un estilo nervioso e inseguro, se repiten los “dijo” “dije” “dijo” hasta decir basta, y el vocabulario es muy limitado, provisto de incesantes coletillas y manías, pero esto no supone un defecto, ya que acerca aún más a la forma de narrar que tendría un adolescente de esas características. El desarrollo argumental es extremadamente caótico e imprevisible, ya que estamos hablando de un chico que se ha ido de casa y que no sabe lo que quiere ni a quién busca. Sus encuentros con personas del pasado le resultan deprimentes, y lo hace ver en comentarios no demasiado claros pero impactantes.

El choque entre el idealismo de Holden y la aparente plenitud del resto es grandiosa. Holden ama la infancia porque está libre de hipocresía y el protocolo que supone el saber estar en los sitios como un adulto y/o persona madura. Esto le provoca graves crisis de nostalgia y desilusión contemplativa. Su deseo de hacer lo que a él le dé la gana se debe también al sufrimiento que le supone ver que sus padres están siempre trabajando y apenas tienen tiempo para él. Los diálogos están  dotados de un realismo atemporal y un acercamiento apabullante a la personalidad adolescente, difícil y perdida.

La narración es abarrotada, como si Holden se avergonzase en multitud de ocasiones de sus errores y sus estupideces, su forma de caer en el ridículo, pero se ve obligado a contar la verdad como purificación y para verse consciente de lo que le ha supuesto ese camino a ninguna parte, ese conocimiento en primera persona de ciertas características de la sociedad. En cierta manera, es una especie de confesión, en la que Holden se da cuenta de que se está convirtiendo en una de esas personas a las que tanto critica, contado todo con un hastío y con un desorden de ideas muy explícito. Sorprende su conversación con Phoebe, en la que su hermana le pregunta: “¿qué te gustaría ser?” “¿Te acuerdas del poema de Robert Burns ‘Si un cuerpo encuentra a otro cuerpo, cuando van entre el centeno’? [...] Yo sería el guardián entre el centeno. Evitaría que los niños cayeran a un precipicio”. En la medida que el lector sepa de lo que habla Holden, puede sentirse consternado y golpeado. El antihéroe, lo único que busca es proteger ese mundo infantil donde la felicidad es plena y absoluta, y quiere protegerlo de encontrarse con un mundo hipócrita, malvado y feo.

"El guardián entre el centeno" es una novela mítica donde las haya, que ha sido tachada de libro maldito porque era la obra de referencia de muchos asesinos, entre ellos el que acabó con John Lennon. Además, en su momento fue muy cuestionada por hablar con claridad de la codicia, el vicio, la delincuencia y la sexualidad, vista por el propio protagonista.

Una novela que encantó y disgustó casi por igual entre los participantes del Club de Lectura.

El próximo libro a comentar será "Profundidades" de Henning Mankell.